Padres israelíes revirtieron la tragedia en esperanza, y salvaron la vida a un niño palestino después de donar el riñón de su hijo de 3 años que perdió la vida en un trágico accidente, a un joven palestino con insuficiencia renal y con una urgente necesidad de un trasplante de riñón.