Brooke Goldstein expone la verdadera naturaleza de la incitación árabe y del terrorismo contra los judíos, demostrando que el conflicto no tiene nada que ver con la tierra o con el Monte del Templo.

La violencia y el terrorismo palestino al que Israel continúa enfrentando no es más que una guerra por la religión.

Los palestinos no están apuñalando judíos porque se oponen a la supuesta «ocupación». Ellos no están luchando para establecer un estado palestino. Están luchando porque odian a los judíos.

La violencia que estamos viendo hoy no comenzó el mes pasado o incluso en 1967. Tampoco se inició en 1948.El  terrorismo árabe contra los judíos existe incluso antes de la masacre de 1929 en Hebrón durante la cual los árabes asesinaron a 67 judíos inocentes.

Como Goldstein afirma tan claramente, esta es una guerra santa religiosa. Es sobre el viejo y simple antisemitismo. Es así de simple.






Donate to Israel