(Avshalom Sassoni/Flash90) (Avshalom Sassoni/Flash90)

«Los números de Israel hablan por sí mismos», dijo uno de los principales médicos del departamento de emergencias de Israel. «Esperábamos una crisis mucho mayor con una morbilidad mucho mayor».

Por Ezra Stone, Unidos con Israel

A medida que el número de israelíes actualmente infectados con COVID-19 continúa disminuyendo, el gobierno israelí se reúne esta semana para formular la estrategia nacional posterior a la corona, con escuelas, restaurantes y tiendas que ya están reabriendo.

A diferencia de naciones como Italia e Irán, que fueron diezmadas por el coronavirus perdiendo a miles de ciudadanos, las muertes de Israel permanecieron por debajo de 240 hasta el lunes, con un número total de personas infectadas por debajo de 16,250.

Menos de 300 pacientes corona permanecen en hospitales israelíes, mientras que otros 6,000 con casos menos graves se están recuperando en sus hogares o en hoteles de cuarentena.

Israel fue una de las primeras naciones en instituir toques de queda, imponer cambios sociales y sellar sus fronteras, evitando la entrada a personas que no son ciudadanos para detener la propagación de la enfermedad. Israel también reutilizó los programas de vigilancia que normalmente se utilizan para rastrear a los terroristas, usándolos en su lugar para monitorear las infecciones por coronavirus y aquellos expuestos al contagio, además de usar al ejército para ayudar a distribuir alimentos y medicamentos y proteger a las comunidades vulnerables.

A medida que las infecciones por coronavirus disminuyen en Israel, algunos han cuestionado si estos pasos fueron responsables del impresionante resultado de Israel.

«Absolutamente, creo que los resultados hablan por sí mismos», comentó la Dra. Debra Gershov West, Directora del Departamento de Emergencias del Hospital Ashdod’s Assuta.

West habló recientemente con ILTV acerca de que su instalación se convirtió recientemente en el primer hospital de Israel en cerrar su departamento COVID-19 porque todos sus pacientes se habían recuperado.

«Tratamos a 75 pacientes, y todos se han recuperado, excepto un paciente anciano con muchas comorbilidades que murió al principio del proceso», agregó.

«Todos los demás pacientes se recuperaron, incluidos algunos pacientes gravemente enfermos y algunos de los pacientes más jóvenes del país», dijo West a ILTV.

West advirtió que Israel debe estar «listo para una segunda ola», lo que calificó como muy probable.

«Creo que estamos listos para ello. Los últimos meses demostraron que podemos manejar un cierto número de pacientes muy enfermos, en Assuta y en todo el país. Siempre y cuando mantengamos a los pacientes muy vulnerables fuera de peligro, esto es realmente un enfermedad con la que podemos lidiar, como la gripe. Solo tenemos quesaber  manejarla», dijo West.

«Los números de Israel hablan por sí mismos», explicó West. «Esperábamos una crisis mucho mayor con una morbilidad mucho mayor».

El número de enfermos «era algo que los hospitales podían absorber. Nadie murió porque no teníamos ventiladores».

shutterstock_152856233

¡AYÚDANOS EN LA LUCHA CONTRA EL COVID-19

Dona al Fondo de ayuda de United with Israel para luchar contra el coronavirus en Israel . El coronavirus se sigue propagando muy rápido por todo el mundo en esta segunda ola. Es el momento de ayudar a Israel.

Los israelíes necesitan tu ayuda. Los alimentos y suministros médicos pueden ser escasos. La tasa de desempleo continúa en un 25%. Comenzamos la crisis con una tasa del 4%. La gente está en pánico. Ayuda a Israel AHORA!

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN