PM Netanyahu seen during the swearing in ceremony for the 20th Knesset. (Miriam Alster/Flash90) PM Netanyahu seen during the swearing in ceremony for the 20th Knesset. (Miriam Alster/Flash90)
Netanyahu Knesset

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, logró presentar y hacer aprobar su nuevo gobierno en una ajustada votación de 61 votos a favor y 59 en contra, en una ceremonia de asunción que comenzó tras una hora de postergación de último momento, porque el mandatario estaba trabado tratando concluir las designaciones de los ministros de su propia facción política.

Lo que se suponía que sería una celebración de la democracia en acción se convirtió en un circo, en tanto que dos políticos claves del partido Likud –Gilad Erdan y Silvan Shalon- rechazaron las carteras ofrecidas hasta el comienzo de la ceremonia; cuando Netanyahu instó a Erdan a reconsiderar su posición y anunció la designación de Shalom como ministro del Interior.

Tanto Erdan como Shalom querían la cartera de Exteriores, pero sus esperanzas se desvanecieron cuando la diputada Tzipi Hotovely recibió la garantía de Netanyahu de que sería viceministra en ese Ministerio; en tanto que el puesto principal permanecería vacante.

También fue anunciado que Tzachi Hanegbi será el director de la coalición y presidente de la Comisión de Defensa y Exteriores de la Knéset (Parlamento).

El líder de la oposición Isaac Herzog atacó al nuevo gobierno durante la ceremonia. “Este no es el gobierno que la gente quería y ni siquiera es el gobierno que quería la mitad de la gente”, expresó. “Conseguiste el triunfo en base a mentiras. ¿Después de estas [pésimas] negociaciones tienes el descaro de darle consejos al mundo sobre las negociaciones con Irán?”

Herzog dejó en claro que no tiene intenciones de sumarse a la coalición a la que describió como un “circo político”.

“Este es un gobierno carente de visión, carente de plan de trabajo y carente de esperanza”.

Por su parte, el primer ministro criticó el sistema electoral señalando que debe ser cambiado. “Alienta las demandas extravagantes y excesivas de los partidos e individuos”.

Fuente: Aurora