Un creciente número de israelíes, tanto judíos como árabes, están orgullosos de su identidad israelí, según un estudio anual sobre la democracia en Israel difundido esta semana.

El Instituto de Democracia de Israel (IDI) informó que el 86 por ciento de los ciudadanos judíos se describieron como “orgullosos” o “muy orgullosos” de ser israelíes y más del 78% dijeron que se sentían parte del Estado y de sus dificultades. Un porcentaje menor, pero nada despreciable, el 65% de los árabes se describieron como orgullosos de ser israelíes, y el 59% manifestó sentirse parte del Estado.

Los resultados del año 2014 para el orgullo nacional y de pertenencia dentro de la comunidad árabe muestran un marcado aumento desde el año pasado: el índice de IDI 2013 informó sólo el 40% de los árabes israelíes manifestó sentirse orgulloso de ser ciudadanos, y el 28% de ellos dijeron que sentían pertenencia.

Más del 73% de los israelíes encuestados cree que la corrupción en el liderazgo político de Israel es generalizada o prevalente.
Cuando se le preguntó en qué instituciones estatales o gubernamentales que confiaban más, el 88% de los judíos de Israel mencionó a las Fuerzas de Defensa de Israel, seguido por el presidente (71%), y el Tribunal Supremo (62%). El sesenta por ciento de los árabes israelíes, dijeron que el Tribunal Supremo es la institución gubernamental o estatal de más confianza, seguido por la policía (57%), el presidente (56%) y las Fuerzas de Defensa de Israel (51%).

Judíos y árabes reportaron niveles similares de desconfianza en la Knéset en el 35% y 36%, respectivamente. Para los judíos de Israel, el Gran Rabinato (29%) y los medios de comunicación (28%) siguen a la Knéset como las instituciones menos confiables. Los árabes israelíes manifestaron desconfianza ante los medios de comunicación (37%) y los líderes religiosos (36%).

Se justifica una nueva ronda de protestas sociales

El 37% de los encuestados, tanto árabes como judíos reportó un menor ingreso promedio familiar y se consideraban “pobres”. Cuando se le preguntó acerca de cómo se tratan las disparidades de ingresos, el 65% de Israel -judíos y árabes-, opinó que la situación económica actual justifica una nueva ronda de protestas sociales.

El 34,5% de los encuestados se identificaron como socialdemócratas, en comparación con sólo el 18,6% de los que dijeron que preferían un sistema de libre mercado, con poca interferencia del gobierno. Sin embargo, el 55% dijo a los encuestados no estaban dispuestos a pagar más impuestos para reducir la desigualdad de ingresos.

En su mayor parte, judíos y árabes informaron de una desconfianza en las instituciones económicas: el 59% dijo que no confiaba en el Ministerio de Finanzas y el 62% dijo que no confían en los bancos. Una gran mayoría – 79% de todos los encuestados – manifestó que los principales sindicatos tienen demasiado poder.

Aproximadamente dos tercios (63%) de los judíos israelíes encuestados dijeron que se oponían a un trato discriminatorio de los árabes. Sin embargo, una mayoría más amplia (74%) expresó que las decisiones sobre la paz y la seguridad deben ser tomadas por la mayoría judía.
Israel se define oficialmente como judío y democrático, pero aproximadamente una cuarta parte de los judíos cuestionó la atribución de la misma importancia a ambos componentes. Según la encuesta, la mayoría de los judíos favorecen un componente sobre el otro: 39% está a favor del carácter judío de Israel y el 34% de su democracia. El porcentaje de judíos que atribuyen la misma importancia a ambos componentes ha disminuido de manera constante en los últimos años, pasando de 48% en 2010 a sólo el 24% en 2014.

Según la muestra, sólo el 20% de los israelíes cree que realmente pueden lograr un cambio político, mientras que aproximadamente el 76% dice que su influencia en la política del gobierno es escasa o nula.

El estudio de IDI encuestó a 1.007 israelíes adultos que representan una muestra estadística de la población adulta, y tiene un error de muestreo máximo del 3,2%. El IDI señaló que las preguntas se plantearon a los ciudadanos en abril y mayo de 2014, antes de la guerra de verano con Hamás en Gaza y del aumento de las tensiones árabe-judías y del esparcimiento la violencia en todo el país.

En respuesta a la encuesta de la IDI, el presidente Reuven Rivlin instó a los israelíes a ejercer sus derechos democráticos votando en las elecciones de 17 de marzo de la Knéset. En un comunicado, el presidente se dirigió a la amplia desconfianza en el gobierno presentada en el informe, diciendo: “La responsabilidad de reconstruir la confianza recae tanto en el sistema político y en la opinión pública. El público no puede permitirse el lujo de disfrutar de los peligros de la apatía”.

Fuente: Aurora