(Photo: shutterstock) (Photo: shutterstock)

El recrudecimiento de los ataques terroristas palestinos contra judíos durante Sucot ha hecho que 4 israelíes inocentes hayan dejado huérfanos a 14 niños, fruto del terrorismo salvaje palestino. Mientras que la sangre judía se derrama en las calles de Jerusalem, los palestinos están celebrándolo y llamando a los terroristas “héroes”.

Una serie de ataques mortales palestinos sacudieron Jerusalem, lo que desató protestas, manifestaciones y la tensión en toda la capital.

La noche del sábado – un día después del entierro de Eitam y Naama Henkin, que fueron asesinados la noche del jueves en Samaria en su camino a casa de fiestas de Sucot, en presencia de sus hijos – un terrorista palestino apuñaló a cuatro israelíes en la ciudad vieja, matando a dos hombres. Las víctimas fueron el rabino Nehemías Lavi, de 41 años, padre de siete hijos, y Aaron Bennett, de 24 años, padre de uno.

La esposa de Bennett Adele y su bebé también resultaron heridas en el ataque.

Un terrorista de diecinueve años, Muhannad Halabi, de un pueblo cerca de Ramallah, en los territorios de la Autoridad Palestina (AP) llevó a cabo el ataque, que tuvo lugar cerca de la Puerta de la Ciudad Vieja de León. Tras el apuñalamiento, el terrorista tomó un arma de una de sus víctimas y comenzó a disparar contra las fuerzas de seguridad, que respondieron y lo mataron a tiros.

En otro incidente ocurrido la madrugada del domingo, los terroristas palestinos apuñalaron un israelí de 15 años de edad, cerca de la ciudad vieja de Jerusalem en el pecho. Sobrevivió al ataque y está siendo tratado en un hospital de Jerusalem. Las fuerzas policiales dispararon y mataron al terrorista.

La Autoridad Palestina no sólo se negó a condenar cualquiera de los recientes ataques terroristas, sino que apodó al terrorista de Ciudad Vieja, que asesinó a dos civiles israelíes, como un “héroe”.

Jerusalén Stabbing Víctima

Moshe Malka (YouTube)

Los incidentes provocaron grandes manifestaciones el sábado por la noche, con los israelíes en protesta por el deterioro de la seguridad en la ciudad y exigiendo medidas duras para detener los ataques frecuentes.

El domingo, 4 de octubre Israel anunció que restringiría el acceso a la Ciudad Vieja durante dos días. Durante este período, el acceso se concedería únicamente a los ciudadanos israelíes, los residentes de la Ciudad Vieja, los turistas, los dueños de negocios que trabajan en la zona y los estudiantes que estudian allí.

En respuesta a las medidas de seguridad, la Autoridad Palestina denunció lo que calificó una “política de la escalada” por “las autoridades de ocupación israelíes contra nuestro pueblo ‘ocupado de Jerusalem y Cisjordania”, informaron medios de comunicación palestinos.

El estallido de violencia sigue el discurso del líder de la AP, Abu Mazen, en la Asamblea General de la ONU en el que declaró que ya no estaba “obligado” por los Acuerdos de Oslo y afirmó que Israel “soportará todas sus responsabilidades”.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, catalogó el discurso como “engañoso y que incita a la violencia”.

El domingo, 4 de octubre de Netanyahu criticó a los dirigentes palestinos que llamaron al terrorista de la Ciudad Vieja un “héroe”. “Mira a los” moderados “de la Autoridad Palestina, nuestro supuesto socio para la paz”, dijo Netanyahu. “Estamos librando una guerra encarnizada contra el terrorismo, y lo haremos con vigor”.

Las dos víctimas de los ataques de la noche del sábado, el rabino Nejemiah Lavie y Aaron Bennett, fueron enterrados el domingo en el cementerio Monte del Descanso de Jerusalén.

Por: Michael Bachner, Agencia de Noticias Tazpit y United with Israel