Es fácil para el mundo culpar a Israel de todos los problemas. Es fácil para muchos de nuestros líderes culpar a Israel del fracaso del proceso de paz con los palestinos. Pero no por fácil es correcto.