En el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz el Presidente del Congreso judío Mundial Ronald Lauder dio uno de los mejores mensajes que se han escuchado por parte el pueblo judío. Sin duda, uno de los mejores discursos jamás escuchados y que nos debría animar a la reflexión a todos.

La primera vela la encendieron los niños. La segunda vela la encendieron los representantes de Medinat Israel. Y para la tercera vela, invitaron a todos los sobrevivientes del Holocausto a participar. Yo, instintivamente, me puse de pie.

Para conmemorar a su abuelo, sobreviviente del Holocausto, el oficial Suboficial Mayor Moni Gedi decidió tatuarse en su brazo el mismo número que los nazis le grabaron en el brazo a su abuelo, quitándole su identidad.

Cientos de miles de personas visitan las calles de Israel a lo largo del año, y son muchos los que se sorprenden al ver el amor especial que hay por el fútbol, sobre todo entre los más jóvenes.

El Recuerdo del Holocausto por delante del partidazo. Cientos de miles de personas visitan las calles de Israel a lo largo del año, y son muchos los que se sorprenden al ver el amor especial que hay por el fútbol de verdad. Así son nuestros jóvenes.

No podemos olvidar el Holocausto porque surgirán más enemigos, como Irán, Hezbolá, Hamas y Al Qaeda que buscan la destrucción del pueblo judío. Tenemos que estar unidos en gritar: "¡Nunca más!"

Todos los años, justo antes del día en memoria del Holocausto, suelo preguntarme si las cosas podían haber tomado otro rumbo y, sobre todo, qué va a suceder ahora: vivimos un momento en que vuelve a aflorar el antisemitismo de los tiempos previos a la Segunda Guerra Mundial y el clima político con respecto al estado de Israel se recrudece.