Un manifestante palestino que participaba en una revuelta violenta en Hebrón y que intentó atacar a oficiales de las Fuerzas de Defensa de Israel y a la policía fronteriza con una bomba incendiaria, no acabó su misión como él lo había planeado.