No fue una guerra por territorios, sumisión económica, ni tan siquiera un enfrentamiento estrictamente religioso, si no de dos formas distintas de leer el mundo, el choque violento de enfoques filosóficos.

El tiempo de dar luz ha llegado y la Lámpara de Januca debe permanecer a la vista de cuantos sinceramente buscan transitar, por el camino de la vida, sin tropiezos. Encendamos la Lámpara de la Vida ¡Januca ha llegado!

Aunque la batalla tuvo lugar hace muchos años, en muchos sentidos, esto sigue siendo una batalla que el pueblo judío está luchando hoy en Israel, donde todavía estamos bajo las amenazas de ataques terroristas.

La historia de Janucá es una conjunción de valor, motivación y fe que removió las piedras contaminadas que los griegos quisieron dejar como testimonio de su fuerza militar y de su expansivo orgullo cultural