Varias de las organizaciones y miembros de la flotilla tienen vínculos con Hamás. Se trata de un bloqueo legal, por lo que los únicos infractores son los “flotilleros”. El buque insignia fue interceptado y remolcado a puerto