El único plan para la paz que aceptarían los palestinos sería uno que facilitara su misión de destruir a Israel y matar a todos los judíos que viven en la región. Nunca aceptarán otro, aunque provenga del profeta Mahoma.