El Primer Mandamiento no es simplemente un preámbulo a los demás mandamiento, sino que está indicando un precepto específico a cumplir: reconocer a Dios como ELOQEJA