Lo primero que me vino a la mente cuando escuché, cerca del mediodía, en el programa Las Mañanas de Radio Nacional de España (RNE) un comentario de su corresponsal en Israel sobre los ataques en la Puerta de Damasco en Jerusalem fue obscenidad, algo obsceno.