Los dos países son islas, en cierto modo: en el caso de Taiwán, es una isla literalmente, próxima a la China continental; en el de Israel, se trata de una isla metafórica rodeada de Estados que rechazan su mera existencia.

En una reunión positiva para Israel, el presidente de Chipre y el primer ministro Netanyahu subrayó la fuerte alianza de sus respectivos países, así como los desafíos comunes y oportunidades compartidas.

Israel puede tener un "nuevo aliado incondicional" en el sur de Asia, con la elección del primer ministro Narendra Modi en las elecciones nacionales de 2014.