No se puede cuantificar las veces que alrededor del mundo hemos elevado esta plegaria al Cielo y las veces que la seguiremos vocalizando “Shalu Shalom Yerushalayim” aunque nos surge una pregunta ¿Entendemos profundamente lo que estamos pidiendo?

La mortal violencia desatada por el yihadismo palestino en Israel, y en el mundo entero por sus correligionarios los yihadistas del Estado Islámico, nos deja ver la fragilidad de la doctrina progresista del pacifismo activo. Un buen artículo que estamos seguros no te dejará indiferente.