Leviticus heart pump. (screenshot) screenshot
Leviticus heart pump. (screenshot)

La innovadora tecnología de bombeo de corazón de una compañía israelí le ha dado a su primer receptor una nueva oportunidad de vida.

Por: CTech

En diciembre, los médicos del Centro Nacional de Investigación de Cirugía Cardíaca en Astana, Kazajstán, realizaron la primera cirugía de este tipo en Ismail Tursunov, de 24 años. Le implantaron un dispositivo de asistencia ventricular izquierda (IVA), que esencialmente es una bomba mecánica destinada a ayudar al corazón a bombear sangre oxigenada desde las cámaras inferiores del corazón al cuerpo. Este tipo de procedimiento se realiza en miles y miles de pacientes cada año, pero esta vez algo fue diferente. Tursunov fue el primer ser humano implantado con una bomba con carga inalámbrica.

La bomba fue fabricada por Jarvik Heart Inc., un veterano del mercado que desarrolló el primer corazón artificial implantado con éxito en un ser humano. Sin embargo, la tecnología para cargar la batería que la alimenta fue desarrollada por un recién llegado: una compañía con sede en Israel llamada Leviticus Cardio Ltd., fundada en 2008.

La tecnología inalámbrica ha sido probada antes por compañías comerciales e investigadores, dijo el director de Leviticus Cardio, Steve Rhodes, a Calcalist. Según explicó el director, el problema era que todos los intentos anteriores utilizaban la misma tecnología que ahora se usa para cargar iPhones de forma inalámbrica, y la cantidad de energía transferida básicamente «cocinó» el tejido desde adentro. La tecnología de Leviticus Cardio, según el director, utiliza una cantidad muy pequeña de energía, y hasta ahora las pruebas no han mostrado ningún daño resultante.

La tecnología de Leviticus Cardio, dirigida por el CEO Michael Zilbershlag, utiliza una bobina inductiva receptora implantada en el cuerpo junto con el IVA, junto con una batería y un controlador interno. Una bobina externa, colocada dentro de un chaleco para facilitar su transporte, carga la bobina interna de manera electromagnética. La batería dura aproximadamente ocho horas, después de lo cual el usuario debe usar el chaleco para cargarlo. 

Actualmente, la tecnología está pensada como una solución temporal antes de un trasplante de corazón , pero Rhodes dijo que la compañía está considerando la tecnología como una solución permanente en el futuro.

Siempre habrá más pacientes que necesitarán un trasplante que los corazones disponibles, dijo Rhodes. «Espero que al menos inicialmente, los pacientes que implantamos sean un ‘puente para el trasplante'», dijo. Una vez que los beneficios y la seguridad de la tecnología se hagan evidentes, espera que se convierta en un tratamiento a largo plazo.

El principal problema con los IVA permanentes en la actualidad, explicó Rhodes, es el continuo riesgo de infección. «La tecnología inalámbrica podría ser la solución».

En enero, Leviticus Cardio y Jarvik recibieron una subvención de $ 950,000 de la Fundación Israelí Binacional de Investigación y Desarrollo Industrial (BIRD) Israel-EE. UU. Tursunov fue la «primera prueba en humanos», dijo Rhodes, y ahora la compañía planea usar los fondos para actualizar el producto, iniciar ensayos clínicos y llevar el producto al mercado tanto en EE. UU. como en Europa dentro de dos o tres años.

Vea un vídeo sobre la nueva tecnología a continuación:

shutterstock_196518893

¡Suscríbete al mejor boletín de noticias sobre Israel en español!

United with Israel publica historias como esta todos los días. Creemos que nuestro trabajo permite tener una visión más equilibrada de Israel. Con tanta parcialidad de los medios anti-Israelíes, necesitamos ser cada día más fuertes para poder hacer frente a tanta propaganda al servicio del terrorismo palestino. ¡SUSCRÍBETE!

Es tu momento.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para asegurarte de que estás obteniendo las mejores y más recientes historias de United with Israel. Juntos podemos hacer la diferencia y ganar la guerra de los medios.

HAZ CLIC AQUÍ PARA SUSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN GRATUITO

Donate to Israel