Durante el debate de la Asamblea General de la ONU, Netanyahu comenzó afirmó que “Israel tiene un futuro brillante en la ONU,” a pesar de la actual hostilidad hacia su país.

«La ONU, que se inició como una fuerza moral, se ha convertido en una farsa moral. Por eso, cuando se trata de Israel en la ONU, lo más seguro es que alguno piense que nada va a cambiar, ¿verdad? Pues piense otra vez. Todo va a cambiar y mucho más pronto de lo que piensa», dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu a la Asamblea general de las Naciones Unidas el jueves.

Citando las relaciones diplomáticas de Israel con 160 países – casi el doble del número de hace 30 años – el líder israelí explicó que Israel tiene servicios de alto nivel de inteligencia, experiencia de lucha contra el terrorismo y el ingenio de la tecnología médica, el reciclaje de aguas residuales, la seguridad cibernética y mucho más.

Nada menos que una revolución

Israel está aumentando los lazos no sólo con los países africanos, sino también con los países árabes, que vienen a darse cuenta de que «Israel es su aliado. Nuestros enemigos comunes son Irán y el ISIS. Nuestros objetivos comunes son la seguridad, la prosperidad y la paz. Creo que en los próximos años vamos a trabajar juntos para lograr estos objetivos, trabajar juntos en público. Por lo tanto las relaciones diplomáticas de Israel están experimentando nada menos que una revolución».

Netanyahu expresó su deseo de negociar la paz con los palestinos, al tiempo que destaca que el estado judío continuará prosperando y nunca renunciará a su derecho a existir.

El «núcleo del conflicto», declaró Netanyahu, es la «persistente negativa palestina a reconocer el estado judío dentro de cualquier límite».

‘La guerra contra Israel en la ONU está terminada’

Al abordar el profundo prejuicio contra Israel en la ONU, él cree que ese prejuicio inminentemente ha llegado a su fin, dijo: «Teniendo en cuenta su historia de hostilidad hacia Israel, ¿alguien realmente cree que Israel va a dejar que la ONU determine nuestra seguridad y nuestros intereses nacionales vitales?

«Tengo un mensaje para ti hoy: Baja tus brazos. La guerra contra Israel en la ONU ha terminado. Quizás algunos de ustedes no lo saben todavía».

Evitando condiciones previas a las negociaciones, declaró, «El camino de la paz corre a través de Jerusalem y Ramala, no a través de Nueva York», tal vez en referencia a lo que muchos israelíes sospechan que podría ser una iniciativa diplomática de última hora, cuando un saliente Obama pudiera atreverse a iniciar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el conflicto palestino-israelí, o en un cambio de la práctica tradicional de Estados Unidos, al abstenerse de ejercer un veto contra las resoluciones que sean perjudiciales para Israel.

«Si los árabes hubieran dicho que sí a un estado judío en 1947, no hubiera habido ninguna guerra, ningún refugiado, ningún conflicto. Y cuando finalmente digan que sí a un Estado judío, vamos a ser capaces de poner fin a este conflicto de una vez por todas», dijo Netanyahu.

«Los líderes palestinos envenenan el futuro»

«La tragedia», continuó, es que los palestinos «no sólo están atrapados en el pasado, sino que sus líderes están envenenando el futuro».

El miércoles, Obama hizo hincapié en que los «asentamientos» son un obstáculo para la paz , pero, Netanyahu declaró: «los asentamientos no son el problema. El conflicto no se trata de los asentamientos. Nunca lo fue. Durante décadas, cuando Judea, Samaria y Gaza estaban en manos de los árabes» existía el conflicto árabe-israelí. Mientras tanto, en 2005, Israel desarraigó los 21 «asentamientos» judíos en Gaza y consiguió, a cambio…. miles de cohetes disparados contra sus civiles.

«Los asentamientos reales que están después son Haifa, Jaffa y Tel Aviv», dijo el primer ministro israelí

«Israel está listo, estoy listo para negociar todos los temas de estatus final, pero hay algo que nunca voy a negociar: Nuestro derecho al único estado judío», afirmó, y tras esta afirmación se escucharon muchos aplausos en la Sede de las Naciones Unidas.

«Wow, un aplauso para el Primer Ministro de Israel en la Asamblea General? El cambio puede venir más pronto de lo que pensaba», respondió Netanyahu.

Netanyahu también prometió no permitir que Irán, que es la mayor amenaza para Israel y para el mundo, desarrolle armas nucleares – «no ahora, no en una década, ni nunca.»

Por: Terri Nir, Unidos con Israel

Donate to Israel