La tierra de Israel es la cuna de la civilización judeo-cristiana y uno de los lugares con más historia, lo que nos convierte en el país con mayor densidad de yacimientos arqueológicos.

El 29 de Noviembre de 1947, la ONU reconoció el derecho de Israel a existir y hacer realidad así nuestro sueño de 2.000 años de ser libre en nuestra tierra ancestral.