Manifestantes antiisraelíes. (ilustrativo) (shutterstock) (ilustrativo) (shutterstock)

El ministro de Asuntos Estratégicos de Israel, Michael Biton, dijo que «la realidad distorsionada presentada por Human Rights Watch es parte de su campaña política y obsesiva en curso contra Israel en los últimos años».

Por JNS

El gobierno israelí y el grupo de vigilancia NGO Monitor criticaron un informe de Human Rights Watch que acusa a Israel de apartheid y pide una campaña legal internacional en su contra.

El martes, Human Rights Watch publicó un informe titulado «Un umbral cruzado: las autoridades israelíes y los crímenes de apartheid y persecución». NGO Monitor, que recibió copias anticipadas del informe, dijo que “no es simplemente una crítica de la política israelí en Cisjordania [Judea y Samaria], sino un ataque a los mismos cimientos de Israel y un rechazo de la legitimidad del estado judío».

El informe de HRW, según NGO Monitor, «es parte de una campaña concertada durante los últimos 18 meses para introducir el término ‘apartheid’ en el discurso sobre Israel». NGO Monitor agregó que el informe «es la culminación de décadas de ataques obsesivos contra Israel».

En él, HRW niega la legitimidad de Israel como estado judío, específicamente con respecto a la “Ley del Retorno” de 1950, y denuncia repetidamente lo que ellos denominan las llamadas políticas demográficas racistas de Israel.

Tal y como NGO Monitor describe en su análisis del informe, la ley “proporciona a los judíos dispersos por todo el mundo acceso a la ciudadanía israelí. Nada en la ley discrimina a los ciudadanos israelíes no judíos y no es único; otros países, como Irlanda, España y Alemania, tienen legislación para simplificar la emigración de las poblaciones de la diáspora”.

HRW no incluye el hecho de que Israel promulgó la “Ley del Retorno” después de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto para proporcionar refugio seguro a los judíos que sobrevivieron a la Solución Final de la Alemania nazi, junto con siglos de persecución en regiones de todo el mundo.

Gerald Steinberg, presidente de NGO Monitor, dijo que “la demonización de Israel a través de comparaciones con el atroz legado del régimen de apartheid de Sudáfrica tiene raíces profundas, que se remontan a las campañas soviéticas y árabes, y al infame Foro de Durban. La última contribución de HRW consiste en la mezcla estándar de propaganda estridente, acusaciones falsas y ficciones legales. Explotar la imagen del ‘apartheid’ para la propaganda es una apropiación cínica del sufrimiento de las víctimas del verdadero régimen del apartheid».

El análisis también dice que el informe de HRW «se suma a décadas de singularización obsesiva de los judíos e Israel y el rechazo de la legitimidad de un estado-nación judío per se, e independientemente de las políticas o fronteras».

NGO Monitor señaló que durante los últimos 20 años, HRW “ha respaldado varias campañas del BDS contra Israel y empresas que hacen negocios en Israel”. A su vez destaca que el informe descarta las preocupaciones de seguridad israelíes y las medidas antiterroristas; apoya la campaña antiisraelí que se desarrolla actualmente en la Corte Penal Internacional de La Haya; y copia y pega reclamos antiisraelíes de organizaciones políticas afines.

El ministro de Asuntos Estratégicos de Israel, Michael Biton, dijo que «la realidad distorsionada presentada por Human Rights Watch es parte de su campaña política y obsesiva en curso contra Israel en los últimos años».

Donate to Israel