Llama la atención cómo la mayoría de los medios occidentales persisten en su empeño de culpar a Israel de los males que ocurren en el complejo Oriente Medio. La denominada madre de todos los conflictos es la única disputa que parece interesar al mundo, y en consecuencia todo el mundo opina.