“Nuestras relaciones son excelentes. Somos como hermanos aquí”, dijo un empleado.

La fábrica de aluminio Snapir israelí en Samaria emplea a israelíes y palestinos que trabajan codo con codo.

La fábrica les da a sus 150 empleados la capacidad de ganarse la vida y mantener a sus familias mientras sirven como una isla de convivencia y paz.

“No hay diferencia entre los trabajadores. Somos como una gran familia trabajando todos juntos”, dijo uno de ellos.

 

Donate to Israel