(Shutterstock) (Shutterstock)
Reading to children
El rabino Ari Enkin

Por el Rabino Ari Enkin, Director rabínico, Unidos con Israel

Los padres deben tener un interés en cada niño, aprendiendo sus características únicas con el fin de maximizar su potencial y ayudarles a crecer hasta convertirse en adultos temerosos de Dios.

La porción de la Torá de esta semana es Toldot (Génesis 25: 19-28: 9). En ella leemos sobre el nacimiento de Jacob y Esaú, los gemelos que dio su madre, Rebeca durante un embarazo muy doloroso. Cuando ella le preguntó al profeta local por qué ella estaba teniendo un embarazo tan doloroso, el profeta le dijo todo sobre los dos niños que ella estaba a punto de tener: Jacob el hijo justo y Esaú, el maligno.

La pregunta que nos hacemos es: ¿Por qué Dios envió a los gemelos? ¿Por qué no tener dos embarazos separados, un niño nacido después del otro? Rebecca podría haber ido al profeta para preguntarle sobre cada uno de sus embarazos, Jacob aún podría haber sido el justo, y Esaú habría permanecido al maligno. El derecho de nacimiento, las bendiciones, la fuga, todo se habría resuelto con dos embarazos.

La respuesta nos ofrece algunas ideas sobre la crianza de los niños en general, y de los gemelos en particular. Nacen juntas, plantearon juntos, pero siguen siendo individuales y distintos, con diferentes personalidades. A menudo hay una tendencia, sin embargo, de elevar a los gemelos a identidad idéntica. A menudo comparten la misma habitación, usan la misma ropa, asisten a la misma escuela, disfrutan de las mismas actividades, comidas, amigos – lo que sea. Sus vidas son a menudo «hermanadas». Cuando los niños están espaciados, las normas de crianza pueden diferir de uno a otro. Esto ayuda a los padres en la crianza de sus hijos de una manera más individual. El tener gemelos puede ser un desafío.

Gemelos

La educación de los gemelos puede ser un reto. (Shutterstock)

La Escritura nos enseña que todo niño debe elevarse de acuerdo a su/sus intereses, habilidades y tendencias naturales, como se dice: «entrenar a cada niño de acuerdo a su propia manera» (Proverbios 22: 6). Cada niño es único.

Tal vez Dios creó a Jacob y Esaú como gemelos con el fin de hacernos más sensibles a las necesidades educativas de nuestros niños. Es fácil criar a los hijos, especialmente a los gemelos, de una manera idéntica. Sin embargo, el educar a todos los niños de la misma manera les priva de quiénes son y quiénes estaban destinados a ser.

Desafortunadamente, Jacob y Rebeca perdieron esta idea en la crianza de sus gemelos. Ellos hicieron caso omiso a las tendencias de Esaú hacia la caza, la violencia y el aire libre. Ellos pensaron que podían obligar a Esaú en el estudio, la observancia y la justicia, al igual que Jacob. Ellos aprendieron de la manera difícil, y por desgracia ‘perdieron’ a su hijo a un modo de vida que iba en contra de la Torá y los valores judíos. Tal vez si hubieran canalizado la energía de Esaú de una manera más positiva, se habría convertido en un temeroso de Dios y utilizado sus talentos en formas más dignas.

Tengamos gemelos o no, debemos tener cuidado de «entrenar a cada niño de acuerdo con sus propios caminos.» Los padres no pueden esperar que sus hijos sigan siempre sus pasos con respecto a la carrera, aficiones, intereses y demás. ¡Debemos asegurarnos de conocer a nuestros niños! Hay que tener un interés en ellos, observarlos y descubrir lo que «funciona» para ellos, cada uno en particular. De esta manera, nuestros hijos van a maximizar su propio potencial!

Por: Rabino Ari Enkin, Director rabínico, Unidos con Israel

Donate to Israel